Carta mi vestido negro:

No eres tú, soy yo. No puedo evitarlo. Los ojos se me van detrás de los colores, los mix de estampados. Agradezco la seguridad que me das, tu solidez, sobriedad... pero ahora necesito algo de emoción en mi vida. Quiero más.