Si eres de las que te deprimes cada vez que compras ropa para el trabajo, te invitamos a que mires bien esta imagen de Camille Charrière. El look contiene más de un básico de oficina (sorpresa), pero gracias a unas pinceladas maestras de transgresión, pierden su aspecto insulso. ¿A que empiezas a ver el atractivo a las prendas de la 'ofi'?