Para qué negarlo: el mes de enero es el más mohíno del calendario. Las fiestas son un bonito recuerdo, la cuenta corriente se quedó temblando y el termómetro nos invita a un uniforme de colores oscuros. Eso es así, pero tampoco tenemos que regodearnos en la bajona. Sienna Miller, por ejemplo, trajo la luz a la alfombra roja con su look de Gucci. Vale, no todas tenemos a mano un vestido firmado por Alessandro Michele, pero sí podemos tomar ejemplo para un armario más positivo. He aquí nuestro mini manual para un look con el que venirse arriba...