'Querido choker, gracias por darle al cuello el protagonismo que se merece, sin ti los looks de noche, brunch, citas y demás no hubieran sido lo mismo. Firmado: 2016'. El 2016 es historia, pero con él no se ha ido la querida cintita negra de terciopelo, todo lo contrario: está en plena revolución. Y gracias a esta, ha llegado a nosotros su versión más dulce.