¡Pobre 'gloss'! No ha estado pasando por su mejor momento. Los labiales mate y los bálsamos lo desterraron al fondo de nuestro neceser, y fue ignorado por demasiado brillante y pegajoso. Pero tras una temporada en el exilio el brillo de labios ha vuelto con tonos más sutiles y soluciones más cremosas. Ya ha dejado de ser ese engrudo en el que se te pegaba el pelo. Por algo Jennifer Lawrence eligió uno para la alfombra roja de los premios de la academia británica.