Ya te ha llegado email confirmando la fiesta del trabajo. Ya te has reservado esa fecha, pero ahora empieza lo más difícil: pensar qué te vas a poner. Ante todo hay que mentalizarse de que no puedes vestirte como para salir con tus amigos. Las transparencias, las faldas muy cortas y los escotes vertiginosos no son del todo apropiados, pero eso no quiere decir que tengas que disfrazarte de ratón de oficina. Hemos recopilado algunas ideas según el tipo de trabajo que tengas...