Los festivales son como un desfile non-stop con (buena) música en directo. Hasta aquí nada nuevo. Pero cuando te decides por uno, tu 'wish list', Instagram y presupuesto se multiplican de forma inevitable porque sabes que lo de bailar es lo de menos, antes hay que posar, pasearse y mezclarse. Por eso hemos creado nuestro Top 3, uno para cada día.