Es uno de los favoritos de tu armario, pero la pobre camiseta no recibe la atención que se merece. En las ocasiones especiales queda relegada a un segundo puesto, como si sus virtudes (comodidad, sencillez) no fueran suficientes para dar la talla. Nada de eso. Una camiseta bien llevada puede estar a la altura. Y para muestra, María Valverde en el estreno de Gernika. Con una falda de cuero y una camiseta de Gucci ha dado la vuelta al tradicional look de photocall, y de paso se apunta un tanto de estilo.