Que levante la mano quien haya dinamitado su presupuesto mensual en un vestidazo para ir de boda. ¿Sí?, pues únete al club... El desembolso valió totalmente la pena, aunque eso no significa que no tengas que darle el uso que se merece. Estas habituales de los desfiles han reciclado sus vestidos de fiesta para ocasiones de diario y nos han dado cinco impagables lecciones de vida (bueno, vale, más bien de estilo) para ponerte tu vestido de invitada una y otra vez. Mira, mira....