En ASOS estamos muy a favor de todo lo que sea sacar los brillos hasta para ir a comprar el pan, pero ha sido ver a Patricia Manfield en el desfile de Fendi en Milán y replantearnos la idea de que sólo tendríamos ocasión de ponernos un vestido largo de lentejuelas si nos nominan para un Oscar. Esta foto ha provocado más suspiros en la oficina que un 'meme' de Ryan Gosling. Vale, la italiana lleva una divinez de Pucci, pero lo lleva con la actitud suficiente para demostrar que en lo que respecta a los vestidos de fiesta hay vida más allá de la alfombra roja.