Este verano se lleva las siluetas románticas en colores llamativos, tendencia que resulta perfecta para la temporada de bodas. Pero ¿qué pasa después del confeti? Muy fácil: que vuelves a ponerte tu vestido de invitada para tu festival favorito o para uno de esos domingos en los que te levantas con ganas de impresionar. En serio, tu súper vestido es más versátil de lo que parece. Te contamos cómo tres maneras de sacarle el máximo partido.