¡Felicidades! Es oficial, has sobrevivido la cuesta de enero y seguro que ya estás pensando en darle una subida de estilo a tu armario de trabajo para el mes de febrero. Toma nota de esta prenda infalible de inspiración sesentera y cambia tus eternos pantalones negros por unos con estampado retro. Puedes combinarlos con una camisa blanca (o incluso con una vaquera, dependiendo del dress code de tu empresa). Para anotar 'bonus points', apúntate estos botines de charol y una blazer azul marino. Muy profesional.