Sí, conocemos esa sensación... Varias horas con los brazos en alto (que ya te empiezan a temblar) intentando hacerte un trenzado súper difícil y liándote con los mechones de pelo... De eso nada, no tenemos tiempo para cosas complicadas. 

Por suerte hay una alternativa, igual de chic y mucho más fácil (¡menos mal!). Remóntate a aquellos looks de allá por el 2005 y apúntate al nuevo tupé. Te lo explicamos paso a paso en el vídeo de abajo. Peinado resuleto para tu graduación, boda o demás eventos del verano.