Empieza a hacer frío, hemos vuelto definitivamente a la rutina y necesitamos ir pensando en planes que puedan subirnos un poco la moral... Por ejemplo, ¿todas las fiestas de antes, durante y después de la navidad? Vale, puede que nos estemos precipitando, pero ponerte a mirar vestidos de fiesta (a modo de terapia en la oficina) no tiene nada de malo. Por eso, cuando vimos el look de Ana de Armas en la fiesta del 50 aniversario de la edición estadounidense de Cosmopolitan Magazine, no pudimos evitar dejarnos llevar y visualizar un fiestón de fin de año. Su vestido de Blumarine es espectacular... Y ganas de bailar no nos faltan. Flechazo total.