¿Andas despistada con esta mezcla de lluvia, viento y sol? No te preocupes, ¡no estás sola en la batalla contra los elementos! Cuando el tiempo te vuelve loca, la mejor solución es apostar por una manta de tendencia: ni demasiado pesada ni demasiado ligera, que puedes llevar por encima de los hombros o envolverte en ella como si estuvieras sentada cómodamente en el sofá viendo una maratón de Pretty Little Liars.