Tómate esto como una lección magistral sobre cómo sacarle el máximo partido a tu armario (vamos, como si tuvieras más ropa que Kimye). Comienza eligiendo un LBD que vaya a darte juego (se llevan los de encaje) y combínalo con accesorios de color negro. Esta puede ser la primera opción.

A continuación, dale la vuelta al look con una camisa vaquera puesta por encima y unas zapas planas de plataforma, como si no hubieras pensado mucho o que ibas a ponerte... Look número dos, totalmente 'hot'.

Opción número tres, para esas ocasiones en las que tienes que ir más arreglada, combínalo con una camiseta en tonos neón y añádele accesorios 'bling'. Mini calcetines con pedrería, plataformas de terciopelo y un bolso 'clutch' repleto de abalorios. Et voilà! Tres vestidos diferentes en uno.