Al principo, siempre parece una buena idea. ¿Hacemos amigo invisible este año? Luego, acaba convirtiéndose en otro dilema navideño, como si no tuviéramos bastanta con decidir qué ponernos para la fiesta del trabajo, encontrar regalo para nuestro chico o ayudar en casa con todos los preparativos… Help! ¿Quién te ha tocado este año? ¿Estás en blanco o estás sin blanca? A continuación, te damos ideas para que la única duda sea si, después de repartir los regalos, se dice o no se dice quién ha regalado a quién.