Son prendas comodín que sirven para ir a la playa, para sobrevivir un verano en la ciudad o para cualquier look de noche de verano. Puedes llevarlos a la vez, combinando dos prendas con el mismo estampado o mezclarlos con todos los básicos que ya tienes en tu fondo de armario y que, a estas alturas de verano, ya empiezan a cansarte. ¡Flechazo multiplicado por dos!