¿Hay algo mejor para un día de calor que un vestido blanco? Y si además elegimos uno con reminiscencias 'vintage', como este look de Laura Hayden, nos transportamos a esos buenos momentos del verano llenos de feeling ibicenco (suspiro). Pero como todavía estamos en la city, no lo combines con sandalias planas estilo hippy ni con accesorios demasiados 'folk'. Llévalo con unas sandalias sofisticadas y un bolsito de color intenso (el fucsia es perfecto). Efecto chic al instante.