Si algo hemos aprendido de la gala MET de este año es que un bote de laca puede traicionar a la mismísima Sarah Jessica Parker (los recogidos con volumen están 'out'), que los velos sobre la mirada de inspiración 'film noir' están de moda (¡te queremos Beyoncé!) y que hay vida más allá del vestido de noche. La idea de combinar un cuerpo corto con una falda 'maxi' nos parece perfecta y así lo hacen las 'celebs'.